Aprobado el Reglamento de Restauración de la Naturaleza de la UE

Ante el mal estado de más del 80% de los hábitats europeos y en el marco de la Estrategia de Biodiversidad de la UE para 2030, la Comisión Europea se comprometió en el año 2020 a presentar una propuesta de objetivos de restauración de la naturaleza jurídicamente vinculantes para restaurar los ecosistemas degradados.

Así, tras un proceso de consulta pública con las partes interesadas y varias sesiones de trabajo con los actores implicados, la Comisión adoptó en el año 2022 una propuesta de Reglamento de Restauración de la Naturaleza. Se inició entonces un procedimiento legislativo de negociaciones y modificaciones hasta su adopción final el pasado 27 de febrero por el Parlamento Europeo.

El Reglamento establece múltiples objetivos y obligaciones vinculantes de restauración de los ecosistemas: bosques y tierras agrícolas, ríos, hábitats marinos y zonas urbanas. Para aplicar el Reglamento propuesto, los Estados miembros tendrán que desarrollar planes de restauración de la naturaleza. La propuesta indica asimismo el objetivo específico para revertir la disminución de las poblaciones de polinizadores para 2030.

Los aspectos a tener en cuenta

Compartimos a continuación los aspectos más destacados del contenido de esta nueva normativa:

  • Objetivos de restauración

Los estados miembros tienen la obligación de restaurar para el año 2030 al menos el 30% de los hábitats en mal estado e ir incrementando este porcentaje al 60% para 2040, alcanzando el 90% en el año 2050. Este objetivo de restauración afecta a todo tipo de ecosistemas: bosques, pastizales y ecosistemas acuáticos, marinos y áreas urbanas.

  • Ecosistemas agrícolas

El Reglamento aprobado otorga el rol fundamental de la agricultura para la biodiversidad y establece criterios para mejorarla en los paisajes agrícolas. Los países de la UE tendrán la obligación de progresar en dos de los tres indicadores siguientes:

  1. el índice de mariposas de los pastizales
  2. la proporción de tierras agrícolas con características paisajísticas muy diversas
  3. las reservas de carbono orgánico en suelos minerales de tierras de cultivo

Además, deben tomarse medidas para aumentar el índice de aves comunes ligadas a medios agrarios, ya que estos animales son buenos indicadores del estado general de la biodiversidad.

  • Restauración de turberas

Se establecen objetivos específicos para la restauración y rehumidificación de turberas drenadas, contribuyendo significativamente a los esfuerzos de reducción de emisiones en el sector agrícola. De este modo, los Estados miembros restaurarán al menos el 30 % de dichas zonas desde este momento hasta el año 2030, el 40 % de aquí a 2040 y el 50 % para 2050 (cuando al menos una tercera parte de las turberas deberá ser rehumectada).

  • Ecosistemas marinos

Restaurar hábitats marinos como lechos de pastos marinos o fondos de sedimentos que generen beneficios significativos, incluso para la mitigación del cambio climático, y restaurar los hábitats de especies marinas como los tiburones y las rayas. El proceso de determinación de las zonas más adecuadas para llevar a cabo medidas de restauración se basará en los mejores conocimientos y en los avances técnicos y científicos más recientes para determinar el estado de los hábitats.

  • Conectividad fluvial

Los Estados miembros elaborarán un inventario de las barreras artificiales a la conectividad natural de los ríos y de las funciones naturales de las llanuras aluviales correspondientes. Se identificarán y eliminarán las barreras que impiden la conectividad de las aguas superficiales, de modo que al menos 25.000 km de ríos vuelvan a fluir libremente en 2030. Por otro lado, al eliminar las barreras artificiales, los Estados miembros deben ocuparse de las barreras que hayan dejado de ser necesarias para la generación de energías renovables, la navegación interior, el suministro de agua, la protección frente a las inundaciones u otros usos.

  • Otros ecosistemas

Por otro lado, la ley exige una evolución positiva de varios indicadores en los ecosistemas forestales y que se planten 3.000 millones de árboles más. Los Estados miembros también tendrán que convertir al menos 25.000 km de ríos en cauces libres.

Los Estados miembros velarán por que no se produzca una pérdida neta de espacio verde urbano ni de cubierta arbórea urbana de aquí a 2030, en comparación con 2021, en todas las ciudades, municipios y zonas suburbanas. Se garantizan asimismo el aumento de la superficie total nacional del espacio verde urbano en ciudades, municipios y zonas suburbanas que se corresponda como mínimo con el 3 % de la superficie total que ocupaban las ciudades, municipios y zonas suburbanas en 2021, de aquí a 2040, y como mínimo con el 5 %, de aquí a 2050.  Además deberán garantizar un mínimo del 10 % de cubierta arbórea urbana en todas las ciudades, municipios y zonas suburbanas de aquí a 2050 y un aumento neto del espacio verde urbano integrado en infraestructuras y edificios existentes y nuevos, realizando, si es preciso, reformas y rehabilitaciones, en todas las ciudades, municipios y zonas suburbanas.

Financiación y freno de emergencia

Se trata sin duda de unos objetivos muy relevantes a alcanzar en un plazo relativamente escaso de tiempo. Por ello se ha acordado que, dentro de los 12 meses siguientes a la entrada en vigor de este Reglamento, la Comisión tendrá que evaluar cualquier brecha entre las necesidades financieras de restauración y la financiación disponible de la UE y proponer soluciones.

Asimismo, y a petición del Parlamento Europeo, la ley incluye un «freno de emergencia» que permitirá suspender los objetivos para los agroecosistemas en circunstancias extraordinarias si merman en gran medida las tierras necesarias para una producción suficiente de alimentos para el consumo de la UE.

Próximos pasos

El proceso legislativo entre Comisión, Parlamento y Consejo ha llegado a su fin después de casi dos años de intensas negociaciones. De este modo, el texto aprobado por el Parlamento Europeo será adoptado en la próxima reunión del Consejo y entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

¿Cómo se implementará?

Los Estados miembros tendrán que adoptar, a través de un proceso abierto, transparente e inclusivo, planes nacionales de restauración que detallen cómo pretenden alcanzar estos objetivos dando prioridad a las zonas situadas en lugares Natura 2000 hasta 2030. También se les pedirá que supervisen e informen sobre su progreso, siendo la Agencia Europea de Medio Ambiente la encargada de elaborar informes técnicos periódicos sobre los avances hacia los objetivos e informar del progreso a la Comisión Europea.

Para finalizar

Nos encontramos sin duda ante una nueva e importante etapa en la gestión de la biodiversidad, que exigirá desde ya cambios graduales y muy significativos en la manera de gestionar todos nuestros ecosistemas. Estaremos asimismo pendientes de las líneas de financiación que la Comisión pondrá a disposición de los Estados para poder alcanzar los objetivos fijados por este nuevo Reglamento.

María Soaje Crespo, Internacionalización y Proyectos Europeos.

Suscríbete a nuestra

Newsletter

SINERXIA CONTRA EL COVID

El test rápido de Abbott Panbio™ COVID-19 Ag es un instrumento confiable y accesible para ayudar a frenar la propagación del virus El test obtiene resultados en 15 minutos. Las pruebas rápidas de antígeno ofrecen información crítica en la etapa del ciclo de la infección cuando el riesgo de contagio está más alto.