Europa prohíbe las capturas que no aseguren la sostenibilidad social

Europa es el mayor mercado de productos de la pesca y la acuicultura del mundo. Un mercado que apenas es capaz de auto abastecerse, llegando apenas a aportar el 40% de los pescados y mariscos que se consumen anualmente. Para cubrir el otro 60% de la demanda, la empresa europea se ve abocada a importar producto de terceros países. Si bien desde hace algunos años, las pesquerías han mejorado su gestión ambiental, no acontece lo mismo con la parte social. Los diversos debates alrededor de la idea de que sellos como MSC no hacen frente a la sostenibilidad social de la pesca, ha propiciado la aparición de sellos de sostenibilidad social, como es el caso de Atún de Pesca Responsable en el caso del atún. Pero ha sido la Unión Europea la que con un claro mensaje ha planteado de modo directo que la UE no iba a comercializar productos fabricados en condiciones de esclavitud e incumplimiento de normativas sociales europeas e internacionales.

Se trata de una decisión de un amplísimo calado en el mercado europeo, puesto que en caso de que se confirmen prácticas abusivas con los trabajadores, las autoridades nacionales podrán ordenar la retirada del producto y prohibir que sea comercializado tanto dentro de la UE como fuera de ella. Los operadores deberán asumir los costes de la retirada del producto, una condición que la Comisión espera sirva de medida disuasoria para que las compañías cumplan las nuevas reglas.

 

  • Due Diligence y Reglamento de trabajo forzado.

Dos años después esta voluntad se ha plasmado en dos nuevos instrumentos jurídicos que están a punto de entrar en vigor y que van a tener un amplio calado: la Due Diligence y el Reglamento de trabajo forzado.

En diciembre de 2023, la Comisión y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo sobre la Directiva sobre diligencia debida (Due Diligence[1]), que establecerá normas sobre las obligaciones en relación con los derechos humanos y el medio ambiente de las operaciones empresariales y de las de sus socios comerciales. La nueva directiva, detalla las obligaciones de las empresas en materia de derechos y prohibiciones para los derechos humanos o violación de estos.

Por otra parte, el pasado 5 de marzo de 2024 el Consejo y el Parlamento Europeo han alcanzado un acuerdo provisional sobre el Reglamento por el que se prohíben en el mercado de la UE los productos fabricados con trabajo forzoso[2]. El acuerdo provisional alcanzado entre los dos colegisladores respalda el objetivo principal de la propuesta de prohibir la introducción y comercialización en el mercado de la UE y la exportación desde el mercado de la UE de todo producto realizado con trabajo forzoso.

 

  • La UE ha equilibrado las reglas de juevo: level playing field.

El cumplimiento de normativas ambientales en el sector pesquero es fundamental para preservar la salud de los ecosistemas marinos y garantizar la disponibilidad de recursos pesqueros para las generaciones futuras. La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada es una de las principales amenazas para la sostenibilidad de los océanos. Esta práctica no solo agota los recursos pesqueros, sino que también daña los hábitats marinos y afecta negativamente a las comunidades pesqueras que dependen de ellos.

Pero la lucha por la sostenibilidad social de la pesca es también fundamental. El Convenio 188 de trabajo en pesca, abrió el debate sobre el cumplimento de las normativas sociales en la flota pesquera, y son muchos los países, entre ellos España, que han dado el paso de ratificarlo. Sin embargo, a pesar de que mayoritariamente las flotas europeas ya cumplían ese estándar laboral y social, las compañías conserveras, transformadoras y los supermercados, elaboraban y comercializaban sus productos importando materia prima pesquera con dudoso origen y trazabilidad en materia de derechos sociales. El precio, por desgracia, es todavía un indicador clave para muchas entidades que buscan la rentabilidad por encima de la sostenibilidad, incluso a pesar de que se tengan en cuenta aspectos ambientales.

Esta situación producía un claro desequilibrio en la competencia, lo que en pesca se ha dado en llamar “Level playing field” (normas o reglas de juego): mientras flotas europeas, como el sector atunero, apostaban por tener una norma social clara (la UNE 195006 de Atún de Pesca Responsable y su trazabilidad, con el sello APR), otras seguían importando lomos asiáticos para transformados o conservas que no cumplían apenas normas sociales. La UE ha querido acabar con esa competencia, de modo que ahora todos los operadores deben cumplir estas normativas que ya cumplían las normas europeas.

 

  • El desafío para el sector conservero, transformador y especialmente para el retail y supermercados.

Sin duda es una buena noticia que todos los productos que lleguen al mercado tengan el mismo estándar social y ambiental, en las mismas condiciones. Transformadores y comercializadores se verán forzados ahora a trazar claramente y justificar que las materias primas que importan para su transformación o elaborados tengan una clara justificación de su origen y cumplimiento normativo.

Pero, ¿qué harán los supermercados? Hasta ahora, las grandes cadenas de supermercados y comercializadores, se han abonado a tener una amplia gama de productos, incorporando, y no siempre, un esquema de cierto respeto ambiental. Incluso ciertas cadenas han ido más allá al dirigir su política de compras a aquellos productos certificados en MSC, pero sin hacer demasiado caso a los temas sociales. Esta situación parece que está a punto de cambiar. Como hemos dicho en otras ocasiones, los supermercados son la última barrera frente al consumidor y tienen una gran responsabilidad.

 

  • El fin del doble rasero normativo en la importación de productos pesqueros.

La entrada en vigor de estas dos normativas (Diligencia debida y Trabajo Forzado) es una noticia importante para nuestra flota pesquera y productores acuícolas. El modelo por el que llevan años apostando, el de la diferenciación mediante la apuesta por unas condiciones dignas de trabajo, como el atún de pesca responsable, no sólo son un reconocimiento a su labor, sino que responde al espíritu europeo de construir sociedades basadas en derechos y libertades, entre los cuales, los derechos humanos y laborales son fundamentales. Termina así una clara discriminación de nuestra flota que, ahora sí, tiene una posición más ventajosa por haber apostado por un modelo que incorporase la sostenibilidad social, con los costes que eso suponía, y la situación de menor competitividad sobre flotas y productos que sólo primaban el precio, a costa de los derechos. Europa camina, en este sentido, por el buen camino.

[1] “Proposal for a DIRECTIVE OF THE EUROPEAN PARLIAMENT AND OF THE COUNCIL on Corporate Sustainability Due Diligence and amending Directive (EU) 2019/1937”

[2] “Proposal for a REGULATION OF THE EUROPEAN PARLIAMENT AND OF THE COUNCIL on prohibiting products made with forced labour on the Union market”

 

Nicolás Iván Vaqueiro Gradín, Director de Desarrollo

Suscríbete a nuestra

Newsletter

SINERXIA CONTRA EL COVID

El test rápido de Abbott Panbio™ COVID-19 Ag es un instrumento confiable y accesible para ayudar a frenar la propagación del virus El test obtiene resultados en 15 minutos. Las pruebas rápidas de antígeno ofrecen información crítica en la etapa del ciclo de la infección cuando el riesgo de contagio está más alto.