Nuevo Reglamento de Control Pesquero

El pasado martes 17 de octubre el Parlamento Europeo aprobó el nuevo Reglamento de control pesquero. La legislación, que busca garantizar la trazabilidad de la pesca en toda la cadena de suministro, fue aprobada por el pleno con 438 votos a favor, 146 en contra y 40 abstenciones. Una vez adoptado formalmente por el Consejo, el Reglamento entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial. Sin embargo, varias medidas se aplicarán gradualmente, dando a los Estados miembros y a las flotas pesqueras tiempo suficiente para adaptarse.

En el presente artículo, intentaremos desentrañar sus principales novedades de cara al sector y al impacto que este va a tener en la flota española.

Obligatoriedad de la digitalización de capturas.

La primera y más destacada novedad del reglamento es que todas las capturas deberán registrarse digitalmente, incluidas las de la pesca recreativa, una novedad que va a afectar a toda la estructura de registro y trazabilidad. Se trata de un paso decidido de la UE para monitorizar todo el proceso pesquero, una decisión que los estados deberán implementar a través de medidas, herramientas y programas de apoyo para que el sector pueda cumplir este nuevo requisito.

La medida se completa con la obligatoriedad de que todos los buques pesqueros europeos deberán implantar dispositivos de seguimiento y sus capturas quedarán registradas electrónicamente. En la práctica, el nuevo reglamento obligará a la notificación totalmente digital de las capturas desde el mar recogidas en el diario electrónico de pesca para toda la flota. En los buques más grandes se incluirá la obligación de llevar cámaras de vigilancia a bordo, otra novedad que complementará el embarque de observadores físicos con control digital.

Mejora en la localización, la observación y recopilación de datos sobre la gestión de los recursos

Esta decisión de digitalizar las capturas obligará a todos los barcos pesqueros a llevar a bordo un dispositivo de localización para que las autoridades nacionales puedan localizarlos e identificarlos a intervalos regulares. La salvedad de esta decisión es la que afecta a buques de más pequeños, que podrán quedar exentos de esta obligación hasta 2030. El resto de las flotas pesqueras de pequeña escala dispondrán de hasta cuatro años para adaptarse a los nuevos requisitos.

Todos los buques de la Unión sin excepción tendrán que registrar y declarar sus capturas de forma digitalizada. En concreto, deberán rellenar por vía electrónica los cuadernos diarios de pesca, las declaraciones de transbordo y las declaraciones de desembarque. Los capitanes de buques de menos de 12 metros podrán cumplimentar y presentar una declaración simplificada al final de la jornada de pesca, una vez llegados a puerto y antes de desembarcar. Con esta nueva normativa, la UE pretende ayudar a recopilar datos más precisos, para una mejor gestión de los recursos marinos.

Un régimen de sanciones más armonizado dentro de la Unión

Otro de los aspectos que destaca en la nueva normativa, es el que aborda las grandes disparidades que existen actualmente entre los países de la UE en materia de sanciones, abordándolo desde un enfoque cuantitativo. De este modo, el valor de los productos de la pesca capturados por un buque definirá ahora el nivel mínimo de las multas que se le aplicarán en caso de infracción grave de las normas.

Este apartado define también el margen de tolerancia (entendido como la diferencia entre la estimación del pescado capturado y su peso en el puerto de desembarque), que ahora se fija en un 10% por especie, con algunas excepciones para las capturas de pequeño volumen y para algunas especies concretas.

Una novedad destacada es el del seguimiento de la pesca recreativa. Por primera vez se establecen sanciones para la pesca recreativa si no respetan las reglas europeas sobre pesca y conservación de caladeros, lo que obligará a introducir mecanismos de registros y declaración de esta actividad.

Garantizar la obligación de desembarque y la trazabilidad

Estas decisiones vienen acompañadas de una serie de obligaciones que vienen ratificar y garantizar el cumplimiento de la denominada “obligación de desembarque”, una medida que en los últimos años ha ido ganando peso a pesar de su indefinición o escasa concreción inicial. Para ello, los buques de la UE de 18 metros o más que puedan suponer un alto riesgo de incumplimiento deberán llevar a bordo sistemas electrónicos de seguimiento a distancia, incluido un circuito cerrado de televisión, a más tardar cuatro años después de la entrada en vigor de la legislación.

Este proceso de impulso de la geolocalización, identificación y comunicación de capturas, obligación de desembarque y armonización de las sanciones parece tener claro un objetivo: garantizar la correcta trazabilidad a través de un proceso de digitalización que permita realizar un seguimiento más exhaustivo para la mejor gestión de los recursos y garantizar una información clara y concisa a los consumidores. Para ello, los operadores pesqueros tendrán que conservar información durante toda la cadena de suministro, desde el mar hasta el plato, incluida sobre la primera venta, hasta la llegada de los productos a la distribución minorista. La UE considera que la trazabilidad electrónica plena del pescado y sus derivados contribuirá a reforzar la seguridad alimentaria, garantizar una competencia más leal y combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Reacciones del sector y financiación.

El nuevo reglamento ha sido objeto de múltiples debates y discusiones entre el sector y la UE, que han realizado esfuerzos conjuntos en el marco del Parlamento Europeo y el Consejo para llegar a compromisos e introducir flexibilidades, si bien es cierto que quedan ciertas suspicacias sobre la aplicación de una de las medidas de la norma, como por ejemplo la regularización de los sistemas de observación electrónica.

El control digital ya existe en la práctica en las flotas de altura con mareas amplias, con la finalidad el evitar la sobrepesca y generar una competencia leal entre flotas a nivel internacional, sin embargo, el desafío será comprobar el impacto de estas medidas a la flota de bajura, que sale unas pocas horas cerca de la costa, o a la actividad marisquera.

Como conclusión se debe indicar que el nuevo Reglamento de Control de la Pesca orienta claramente la actividad pesquera a la incorporación de soluciones tecnológicas que implementen una transformación digital en la industria pesqueras a través del uso de tecnologías modernas de seguimiento de la actividad, así como a mejorar la observancia y control.

Conviene destacar que estas medidas podrán encontrar fuentes de financiación en el nuevo Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca y la Acuicultura (FEMPA), cuyo programa operativo elaborado por el Ministerio de Pesca recoge entre otras prioridades, la posibilidad de financiación de la “digitalización de los sistemas de control y vigilancia” exigidas por Europa.

Iván Vaqueiro, Director de desarrollo de Sinerxia Consultora.

Suscríbete a nuestra

Newsletter

SINERXIA CONTRA EL COVID

El test rápido de Abbott Panbio™ COVID-19 Ag es un instrumento confiable y accesible para ayudar a frenar la propagación del virus El test obtiene resultados en 15 minutos. Las pruebas rápidas de antígeno ofrecen información crítica en la etapa del ciclo de la infección cuando el riesgo de contagio está más alto.